Guía de Córdoba en dos días

viernes, enero 05, 2018


Córdoba (España) es una ciudad andaluza, mágica por su tradición e historia. A la orilla del río Guadalquivir, esta ciudad está alzada con arquitectura que refleja su paso por diferentes culturas (romana, musulmana y católica) y que crea un entorno mágico para enamorar.

Hace poco pude disfrutar el olor a flores de sus calles, la cercanía de su gente y sus ricos platos tradicionales, en dos sencillos días.

En mi opinión, la mejor época para visitarla es en los meses de abril, mayo y octubre, cuando el calor es más llevadero (no olvidemos que es la ciudad más calurosa de España junto a Sevilla). Yo fui a mediados de octubre y aunque al medio día el calor era fuerte por lo general la temperatura era muy agradable.

DÍA 1. 

Llega a la mañana del sábado a la estación de trenes de Córdoba, que está situada a unos quince minutos andando del centro. Las calles cordobesas son muy intuitivas cuando tratas de pasear hacia el centro, de forma que aunque sí echamos un vistazo a Google Maps de vez en cuando no fue difícil ubicarnos. 

Lo primero que hicimos fue dejar las mochilas y demás trastos en el AirBnb (que menuda aventura... Fue un hospedaje tan horrible que se merece que le dedique una sola entrada); y como estaba situado justo en frente de la Mezquita-Catedral optamos por empezar por ahí la ruta. 

MAÑANA: MEZQUITA-CATEDRAL DE CÓRDOBA Y GUADALQUIVIR

La Mezquita-Catedral de Córdoba (Catedral de la Asunción de Nuestra Señora) está situada el Barrio de la Judería y su horario de apertura varía dependiendo de la época del año y de si es festivo (sacro), así que es recomendable echar un vistazo antes a los horarios de su página web.

La entrada sencilla se compra en la taquilla (la cola que nos encontramos era pequeña), pero también hay opción de comprar entradas por online si lo que os apetece es una visita guiada. La entrada de adultos vale 10€ (5€ para jóvenes de 10 a 14, y es gratis para menores de 10 años). Pero aquí va un truquito que seguro me agradecéis sobre cómo entrar GRATIS a la Mezquita de Córdoba

De 8:30 a 9:30 de la mañana, la entrada es gratuita. Pero tened mucho ojo, porque a las 9:30 desalojan al público porque comienza la misa. El acceso a la misa también es gratuito, pero únicamente se puede entrar a la zona central (si tenéis poco tiempo y queréis ver la Mezquita de un vistazo, también es una buena opción). 

Cuando estuvimos hablando con los locales sobre cuánto podíamos tardar en hacer el recorrido por la Mezquita, nos decían que teníamos que reservarnos una mañana entera para verla bien. El caso es que en una hora y media ya la habíamos visto detalladamente y sin prisa. 

Está claro que la Mezquita es una visita obligada si quieres adentrarte en la historia árabe de la ciudad. Sin embargo, creo que el precio a pagar por lo que después ves es bastante alto, y lo que más me impresionó a mí particularmente fueron los exteriores (el Patio de los Naranjos y la arquitectura exterior del edificio), que son gratuitos.


Después de la Mezquita, bajamos unos metros de calles hasta el río Guadalquivir y  hasta la Torre de la Calahorra, situada al otro extremo del Puente Romano en el río. No llegamos a acceder porque estuvimos mucho tiempo haciendo fotos en el puente, pero las vistas deben ser muy bonitas desde arriba y además alberga el Museo Vivo de Al-Andalus. La entrada cuesta 4€ a los adultos (3€ a estudiantes y jubilados y gratis para menores de 8 años), y si quieres ver una video-proyección cuesta 3€ más.

COMIDA: TOSTA DE MAZAMORRA EN 'LA BICICLETA' 

Para comer, en lugar de optar por algo típico cordobés aprovechamos que estábamos en la zona del río y paseamos hasta el restaurante La Bicicleta, que nos recomendó el anfitrión de nuestro AirBnb y no nos decepcionó. Fue difícil encontrar una mesa, pero cuando lo conseguimos pedimos unas tostas que hicieron que la espera hubiera valido la pena. Una era de aguacate y la otra de mazamorra, un salmorejo hecho con almendras típico cordobés. La experiencia con el servicio fue muy grata, el ambiente era muy bueno y calidad/precio estuvo genial.

TARDE: LAS CALLEJAS Y LA PLAZA DE LA CORREDERA

Una de las cosas más especiales y curiosas que tiene Córdoba son sus callejas, calles estrechas, adoquinadas y pintadas de blanco en las que sueles encontrarte pintorescas puertas y fuentes. Además, si escoges bien la época del año, muchas de ellas están recubiertas de flores y el olor es muy peculiar. Entre las más famosas, están la Calleja de las Flores y la Calleja del Pañuelo

Después de ver las callejas seguimos nuestro camino hacia el Barrio de San Francisco-Ribera, donde vimos la Plaza del Potro, y llegamos a la Plaza de la Corredera, donde entre semana se puede ver un mercado de abastos. 

Este paseo fue muy agradable, ya que a pesar de que Córdoba es una ciudad calurosa, sus calles estrechas tienen sombra y cada rincón tiene su magia. Cuando dispongáis de tiempo para pasear como nos ocurrió a nosotros esta tarde del sábado, os recomiendo abandonar Google Maps y simplemente dejaros sorprender por sus calles. 

CENA: TORTILLA GIGANTE EN 'TABERNA SANTOS'

Varias personas nos recomendaron ir a tomar alguna tapa a la Taberna Santos, que está junto a la Mezquita, así que allí nos dirigimos sin dudarlo. Íbamos avisados de que las tortillas tenían fama de ser grandes, pero... ¡MADRE MÍA! ¡MENUDAS TORTILLAS! La Taberna Santos es típica por ofrecer comida casera y barata, y sobre todo por sus tortillas de veinte huevos. El restaurante tiene dos mesas solamente en su interior, así que lo más común es que después de hacer la cola y conseguir tus tapas te den un plato y un vaso de plástico con tu comida para que puedas comerlo en la calle. Los clientes suelen utilizar los muros de la Mezquita para apoyarse y comer. Es verdad que no es la cena más cómoda, pero sí de las más típicas y ricas.


DÍA 2. 

MAÑANA: ALCÁZAR DE LOS REYES CRISTIANOS, LA SINAGOGA Y EL ZOCO

A la mañana optamos por visitar el Alcázar de los Reyes Cristianos, que cuesta 4,50€ y abren todos los días excepto los lunes. En este caso sí que nos encontramos una larga cola (fácilmente de 30 o 40 minutos) para acceder al recinto. La visita tiene una duración d
e unas dos horas. De nuevo, lo más impresionante parecen ser los exteriores, aunque en este caso se tiene que pagar entrada igualmente para visitarlos. Con sus cuatro torres, el Alcázar es también una visita obligada.

Si tu intención en Córdoba es visitar más monumentos similares a éste, existe un pase de ENTRADAS + VISITAS GUIADAS a la Mezquita-Catedral, al Alcázar de los Reyes Cristianos, a la judería y a la Sinagoga por 40€ (los menores de 8 años gratis). 

Después del Alcázar, decidimos visitar la Sinagoga y también el Zoco de Artesanos, el antiguo mercado musulmán que refleja perfectamente el estilo de vida de la cultura y la arquitectura de entonces. En la actualidad, lo componen algunos comercios y tiendas de artesanía. También es curioso pasar por la Calle Cairuan, famosa por sus fuentecillas, y adentrarse por la Calle de la Luna en su complejo arquitectónico mudéjar.

Tras estas visitas, es recomendable quedarse por la zona y comer por los restaurantes típicos de allí como puede ser Casa Pepe de la Judería.

TARDE: LOS PATIOS CORDOBESES 


Por las calles del barrio de San Basilio podemos disfrutar de las llamativas casas (famosas por su eterno color blanco) y sus Patios Cordobeses, que embriagan de olor y frescor. Poder pasear libremente por los patios es normalmente de pago, ya que a través de las aportaciones que hacemos los turistas, los locales pueden mantener los jardines. Es cierto que algún patio se puede ver sin necesidad de pagar nada, pero creo que es un gesto de buen viajero colaborar con esta preciosidad. 

Si tenéis la oportunidad, tratad de entablar una conversación con los locales y residentes de las casas, que muchas veces están en los patios para enseñarlos, porque son majísimos y te explicarán seguro que encantados la historia de la casa y el trabajo de su terraza. 

.  .  .


http://www.instagram.com/hoydormimosenHasta aquí mi aventura por Córdoba. ¿Alguna vez habíais estado allí? ¿Qué os pareció? En caso contrario... ¡Animaos! Córdoba es una ciudad pequeña a la que vale la pena viajar, ideal para visitas de fin de semana. La comida es riquísima y el entorno inmejorable.





Besitos ♥ Lyly Black
............................................
............................................

También puede gustarte

0 comentarios viajeros

Gracias por tu comentario ♥